Cómo Elegir tus Estudios o Carrera Profesional

Trabajo Online
Trabajo Online para Emprendedores

3 Preguntas que debes responder antes de elegir tus estudios o carrera profesional

Elegir una carrera universitaria es una decisión importante para aquellos que desean continuar estudios académicos en un nivel superior. Y es preciso hacer énfasis en la continuidad de la formación académica, ya que esta es una de las primeras preguntas que debes formularte: ¿Deseo ingresar en el mundo académico superior? Te parecerá, en un principio, una pregunta un poco tonta, pero no lo es. No todos tienen madera para entrar en la universidad y titularse en una carrera larga y esto no es el fin del mundo. Si ese es tu caso, no eres más ni menos persona que aquellos a los que sí se sienten como pez en el agua. Tú puedes ser una persona emprendedora o apasionada por un oficio, que solo desea hacer algunas certificaciones, cursos especializados, diplomados o formaciones breves que le permitan perfeccionar lo que aman hacer, pero no es obligado ni esencial. Eso es muy válido y creemos que el mundo está necesitado tanto de un perfil, como del otro.

Sin embargo, esta vez nos ocupa facilitarte el camino para elegir tu carrera universitaria. Recuerda que si estás determinado a estudiar en la universidad esto significa que pasarás unos años dedicándote a un área de estudio y, posteriormente, unos años más trabajando en un área laboral afín. Por lo tanto, querrás haberlo meditado bien y ser lo más acertado posible en tu decisión. Hay tres preguntas capitales que deberás hacerte y responder detalladamente ¿Cuáles son esas preguntas y por qué son importantes? A continuación te lo revelaremos:

  1. ¿Quién soy? No, no es una pregunta retórica más. Si bien es cierto que es algo compleja y amplia, es necesaria para tomar una decisión posterior. A ver, la idea no es ponerte a divagar, sino que enumeres ciertos aspectos que te ayudarán a conocerte mejor y así saber tu inclinación hacia ciertas áreas del conocimiento. Te recomendamos desarrollar los siguientes elementos:

  • Historia de vida: Elabora una pequeña autobiografía, cuenta en ella los acontecimientos más importantes de tu vida. Este ejercicio te obligará a hacer memoria y a ver desde tu propio discurso qué aspectos son relevantes para ti y desde qué perspectiva los observas. Te sorprenderás y disfrutarás de esa indagación.

  • Fortalezas y debilidades: Haz una lista de tus fortalezas, en qué actividades te sientes más capaz y hábil. Es importante que te presiones un poco. Por lo general, no pensamos en nuestras fortalezas y sí en nuestras debilidades. La lista debe contener entre 30 y 50 capacidades tuyas. Quizás te cueste enumerarlas, pero estamos seguros de que las tienes. Luego, haz una lista de debilidades u oportunidades de mejora.

  • Rasgos de mi carácter: Aquí deberás ser muy sincero, pues a fin de cuentas se trata de una información para tu uso, no necesitas impresionar a nadie. Señala si eres extrovertido, tímido, sociable, solitario, analítico, etc. Todos los rasgos que puedas mencionar. También escribe acerca de tus miedos y tus logros.

  • Aficiones o hobbies: Escribe acerca de lo que te gusta hacer en tus tiempos libres. Pon atención en esas actividades de tu preferencia. Si tienes alguna en la que te sumerges sin darte cuenta del transcurrir de las horas, pues enfócate en ella. A veces, hacemos actividades en las que no pensamos en nada más; estas son las que te darán más información sobre tus pasiones. También es importante que nombres aquellas cosas que te gustaba hacer de niño.

  • Tus valores: Tus valores son pilares fundamentales que se fundamentan en tus principios. Están relacionados con todo aquello a lo que le das valor por encima de cualquier otra cosa. Por ejemplo, son valores: la independencia, la riqueza material, la amistad y/o la paz.

  1. ¿Cuáles son mis opciones? En el punto anterior investigaste sobre ti mismo, ahora es el momento de hacerlo con respecto a tus estudios. Para ello te recomendamos tomar en consideración los siguientes puntos:

  • Más allá de lo evidente: Es de vital importancia que vayas más allá de lo conocido por todos. Las carreras tradicionales están muy bien, pero seamos honestos, en este siglo las opciones se han diversificado mucho. Hay carreras universitarias que ni siquiera imaginas y, sin embargo, pueden ser las indicadas para ti. Las siguientes son carreras universitarias: Cultura Pop, Estudios sobre los Vikingos y Antiguos Nórdicos, Payasología e Higiene Personal y Cosmética. ¡A que no lo sabías!

  • Tiempo sobra: Las decisiones cruciales de la vida merecen ser meditadas con tiempo. Realmente, todos salimos muy jóvenes de la escuela secundaria. Entonces, ¿por qué apresurarnos para elegir nuestra carrera? Si tenemos la posibilidad de estudiarlo con detenimiento, ¡pues hagámoslo!

  • Riesgos: La idea es que tomes decisiones con mínimo riesgo de arrepentimiento. Si cumples con las sugerencias que te damos aquí ya tienes mucho camino ganado para el éxito. Antes de tomar una decisión final lee, indaga, investiga, reflexiona, pregunta, asesórate, en fin, haz todo cuanto puedas para caminar en un terreno más seguro.

  • Diversas fuentes: Hay tres fuentes de información y aprendizaje: experiencia, libros y otras personas. Tu experiencia personal es una gran fuente de información, ya lo vimos en la primera pregunta. Los libros son otra forma de aprender y conocer, esto incluye todas las categorías; aquí entran páginas serias de internet. Y, por último, expertos o personas con experiencia. Esta es una fuente importantísima de información y muchas personas la desaprovechan. No tienes que ir muy lejos, muchos familiares y amigos pueden orientarte y brindarte su experiencia como guía.

  • Tests de orientación vocacional: Puedes acudir a un profesional de la orientación para que te indique algún test que te ayude a descubrir más acerca de tus talentos e inclinaciones. En internet también hay muchas opciones gratuitas que puedes utilizar.

  • Aspectos de la carrera: Por último, deberás considerar ciertos aspectos de relevancia como: duración de la carrera, mercado laboral, costos, plan de estudios, ubicación geográfica, entre otros.

  1. ¿Decido con la razón o el corazón? Luego de haber hecho todo lo anterior, estarás listo para tomar tu decisión. Hay quienes se inclinarían por ser más racionales, otros por escuchar sus emociones. Nosotros te recomendaríamos ser equilibrado. En tu decisión debe intervenir la razón y la intuición. Confía en ti y en todo el camino que has recorrido para llegar a este punto. Lánzate a la aventura.

Esperamos que este artículo haya sido de utilidad para ti. Sabemos que tomar esta decisión es una de las cosas más difícil e importantes que vas a realizar en tu vida, así que merece tu enfoque y esfuerzo.