El Mundo en que Vivimos: ¿Existe un Exceso de Información? ¿Cómo la Gestionamos?

Comparte si te ha gustado ;)

Vivimos en un mundo complicado, donde la información nos golpea de manera sistemática una y otra vez. No es malo ni bueno, es simplemente una situación la cual hemos interiorizado la mayoría de nosotros durante los últimos años y hasta el día de hoy.

Mientras más información hay más confusión existe al mismo tiempo, no dejando tiempo para poder discernir lo que es cierto de lo que no y viceversa.

Es en esta época, donde una pandemia nos ha secuestrado, dónde se puede hacer más latente la cascada de información que nos agita a diario en nuestros hogares, dónde todo de manera oficialmente establecida, es cuando nos podemos dar cuenta cuán frágil es nuestro sistema de absorción de información.

Muchas personas no ven los noticiarios, ni leen periódicos y algunos ni siquiera escuchan la radio o acceden a medios online para informarse: son ese tipo de personas que aceptan todo per sé y mientras los acontecimientos ocurren ell@s se mantienen al margen.

El exceso de información genera problemas como la violencia de ...

Luego están aquellos que están pasando muchas horas delante de sus televisores, viendo noticias mañana, tarde y noche y dando por seguro y entendido que todo lo que se dice en televisión coincide con la realidad – y nosotros nos preguntamos: ¿qué realidad? – Porque hay una realidad fuera y otra muy distinta dentro de nosotros, que nos lleva a conclusiones que quizás nos hagan pensar de manera muy distinta a la que deberíamos.

Un estado de alarma implica sentimientos y emociones, las cuales nos hacen percibir la información que escuchamos de una manera distorsionada, encerrada entre cuatro paredes de las cuales se puede salir a nivel mental, no así a nivel físico. Por eso quiero lanzar una pregunta : ¿Te conformas con lo que dicen los medios o buscas y contrastas?

Pocas personas contrastan información, porque es tal la negatividad que nos inyectan día a día, que la tendencia es la de pura aceptación, limitándonos así en sabiduría y conocimiento.

Cambiemos desde hoy nuestra percepción, programemos nuestra mente para ir más allá y no quedarnos con lo que ven nuestros ojos, miremos con el corazón.

Vamos a trabajar desde la positividad, desde aquella posición en que sabemos que las cosas van a cambiar para mejor y que no hay nada que pueda pararlo. Hagamos una fortaleza de nuestra mente donde no entre ni el miedo ni la negatividad y de dónde sólo pueda salir pensamientos positivos que nos lleven a discernir de lo que es correcto y lo que no.

Busquen información, lean y contrasten, porque esa es la única manera de que nos quitemos la venda de la negatividad, en estos días tan complicados y tan extraños que deberán pasar.

Les invito a que comenten, a que nos digan lo que piensan , a que compartan y pregunten todo aquello que deseen saber.

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*