Qué es la Nutrición Ortomolecular

Comparte si te ha gustado ;)

¿Qué es la nutrición ortomolecular?

¿Estas interesado en saber qué es la nutrición ortomolecular y qué importancia tiene? Lo primero que tienes que saber con respecto a la nutrición ortomolecular es que consiste en el uso adecuado de los nutrientes que son necesarios para poder obtener un buen funcionamiento molecular en las células de nuestro organismo. 

Sin embargo, es importante tener en cuenta que todas las personas somos diferentes, por lo que la nutrición debe de ajustarse a cada persona. 

¿Qué es la nutrición ortomolecular?

Linus Pauling, un reconocido bioquímico, fue quien utilizo por primera vez el término “ortomolecular” haciendo referencia a una “molécula perfecta”. 

Gracias a los conocimientos que tenía, este científico comprendió que la nutrición ortomolecular consistía en brindarle a las células todo lo que necesitan para poder cumplir sus funciones y la capacidad que tienen para defenderse de cualquier enfermedad. 

¿De dónde salió la nutrición ortomolecular? 

Ya mencionamos que Linus Pauling fue quién trabajo en la nutrición ortomolecular, pero ¿por qué? 

Este bioquímico trabajo evaluando los componentes que tienen los alimentos, pero se enfoco en el medio interno y en sus elementos: sus moléculas. Es decir, no estaba enfocado en los alimentos en sí, sino en sus moléculas. 

De esta forma, se presta especial atención a las moléculas que se encuentran en el medio interno, las cuales tienen un papel bastante importante en cuanto a la biodisponibilidad. 

¿Por qué prestarle atención a este tipo de nutrición? 

En la actualidad todos conocemos la gran importancia que tienen las vitaminas, minerales, ácidos grasos y aminoácidos para nuestra salud, incluso los oligoelementos y electrolitos, los cuales juegan un papel muy importante para que nuestro organismo esté equilibrado y pueda funcionar correctamente. 

Darle a nuestro organismo todo lo que necesita es una de las mejores formas de prevenir y combatir enfermedades. Se sabe que el número de enfermedades relacionadas a la carecía nutricional es bastante alto, destacando enfermedades como escorbuto, pelagra, bocio, beriberi, raquitismo, anemias, entre otras. 

Se sabe que la vitamina C tiene un papel muy importante para fortalecer nuestro sistema inmune, pero nuestras células necesitan más para poder desarrollarse y realizar sus funciones. 

¿Cómo funciona la nutrición ortomolecular? 

Para poder comprender el funcionamiento de la nutrición ortomolecular uno de los primeros aspectos que debes de tener en cuenta es que esta se lleva acabo sobre cuatro fuentes principales

Como te estarás imaginando, la primera de ellas es la dieta, en la que se debe de buscar consumir proteínas, carbohidratos complejos, grasas insaturadas y una buena cantidad de agua, dejando de lado las grasas saturadas, los lácteos y las azúcares. 

Para poder completar todos lo nutrientes que nuestro organismo necesita la dieta se complementa con suplementos nutricionales, que son la mayor fuente de aminoácidos, minerales y vitaminas. 

El motivo por el que los suplementos son tan importantes dentro de la nutrición ortomolecular es que al comer realmente no tenemos un control sobre la cantidad de nutrientes que consumimos, además de que el uso de aditivos, pesticidas y otras sustancias ocasionan un empobrecimiento de los valores nutricionales de algunos alimentos. Al consumir estos suplementos se incrementa notablemente la dosis de micronutrientes consumidos

Pero la alimentación y suplementación no son los únicos factores importantes, ya que también es realmente importante llevar hábitos saludables como un buen descanso, ejercicio y relajación, los cuales se pueden combinar con terapias alternativas como la homeopatía y reflexología. En este caso, cada persona puede elegir los métodos alternos que desee utilizar. 

Nutrición que cura 

Lo cierto es que la alimentación siempre ha jugado un papel muy importante a nivel medicinal, con alimentos como el ajo que desde la antigüedad han sido utilizados para tratar distintos problemas de salud. 

Durante los largos viajes oceánicos se pudo observar y comprobar el impacto tan negativo que una dieta carente de alimentos frescos y deficiente de nutrientes puede ocasionarle a la salud de una persona. 

La medicina moderna ha trabajado sobre las deficiencias agudas que son producidas por una dieta pobre en ciertos nutrientes. Estas deficiencias en vitaminas o minerales producen enfermedades que pueden afectar notablemente la salud de una persona e incluso llegar a ser mortales. 

De hecho, fue debido a las deficiencias agudas que hoy en día están determinadas las denominadas “cantidades diarias recomendadas de nutrientes” para que nuestro organismo funcione correctamente y no se produzcan complicaciones o enfermedades por culpa de dichas carencias. 

También se sabe que hay ciertos tipos de deficiencias que no producen enfermedades en sí, sino que afectan notablemente nuestra calidad de vida. Por ejemplo, podemos llegar a tener una deficiencia en vitamina C que no sea tan grave para desarrollar escorbuto, pero si lo suficiente para que se presenten otros problemas. 

Siguiendo con el ejemplo, una deficiencia no critica de vitamina C puede desarrollarse incluso cuando se consumen los 60 mg mínimos recomendados por la medicina alopática al día, la cual puede hacer que se presenten alergias, infecciones, catarros frecuentes, cansancio, envejecimiento prematuro de la piel, encías sangrantes, deterioro dental, etc. 

Los niveles de vitamina C recomendados para evitar todos los problemas anteriores puede variar de una persona a otra, ya que para algunas personas 210 mg pueden ser más que suficiente, mientras que algunas personas llegar a necesitar hasta 2,000 mg o más. 

En la nutrición ortomolecular se estudian las deficiencias no criticas de los nutrientes para poder determinar la cantidad óptima para cada persona. También se estudian los efectos a largo plazo de una o varias deficiencias combinadas que pueden convertirse en el detonante para la aparición de distintos síntomas o enfermedades que afectan la calidad de vida de una persona. 

En el caso de las deficiencias crónicas de los nutrientes, estas son producidas cuando los niveles de nutrientes de una dieta están por debajo de las necesidades diarias, pero sin llegar a ser deficiencias críticas. Este escenario se puede ver empeorado por distintos factores desmineralizantes, como altos niveles de estrés, consumo de tabaco, consumo de estimulantes o incluso por herencia. 

Así, la óptima calidad de vida que se busca en la nutrición ortomolecular se consigue con la ausencia de síntomas o enfermedades que no permiten que una persona disfrute de una salud plena, como puede ser cansancio crónico, dolores de cabeza, infecciones, menstruaciones dolorosas, mala digestión, mala memoria, problemas de piel, etc. 

La importancia conseguir un buen equilibrio 

Este tipo de nutrición se ve como una terapia holística en la que nuestro cuerpo es visto como un todo y todos sus procesos se ven como interdependientes. Esto quiere decir, en esta nutrición no se prescribe un nutriente especifico para un problema determinado, sino que se enfoca en el correcto funcionamiento de todo el cuerpo y todos sus sistemas. 

Para que esta terapia pueda ser realmente efectiva los primero que se tiene que hacer es asegurarse de que los nutrientes sean absorbidos correctamente por la pared intestinal y que estos puedan alcanzar el interior de los órganos y las células

Al suministrarle el nivel adecuado de nutrientes el organismo comenzará a funcionar correctamente, pudiendo formar enzimas, hormonas, anticuerpo, prostaglandinas y todas las sustancias que nuestro organismo necesita para funcionar bien y mantenerse saludable. 

En pocas palabras, un organismo que tiene todos los elementos que necesita para poder realizar todas sus funciones correctamente puede ser capaz de regenerarse, desintoxicarse y funcionar a un nivel óptimo de salud

Nutrición ortomolecular para prevenir 

En muchas ocasiones hemos escuchado la importancia de tener una alimentación balanceada con frutas, verduras, cereales y proteínas para poder mantenernos saludables. Sin embargo, en la actualidad existen varios factores que hacen que tener una buena alimentación no siempre sea algo tan sencillo. 

Un ejemplo muy claro son las personas que consumen un gran número de alimentos refinados y procesados, los cuales son pobres en nutrientes y también terminan ocasionando una pérdida de minerales y nutrientes en nuestro organismo. 

Asimismo, un consumo excesivo de azúcares tiene un impacto negativo en la absorción de minerales, sobre todo de magnesio, además de que favorece el agotamiento de tiamina o vitamina B1. Incluso el té y el café también tienen un efecto negativo sobre la tiamina, a pesar de que tienen otros beneficios. 

El factor desmineralizante más grave y común es el consumo de tabaco, el cual además de contener toxinas, radicales libres y sustancias cancerígenas, incrementa drásticamente la necesidad de zinc en nuestro organismo al aumentar los nieles de cobre y cadmio. 

Cuando una persona está en estado de estrés o ansiedad la necesidad de calcio y otros nutrientes se aumenta hasta 5 veces. El estrés puede ocasionar una gran pérdida de nutrientes, como magnesio, potasio, vitamina C, coenzima Q10, zinc, glutamina y carnitina

Estos y muchos otros factores hacen que no siempre sea tan sencillo poder brindar a nuestro organismo todos los nutrientes que necesita para poder mantenerse saludable y realizar todas sus funciones. Es por eso que los suplementos pueden ser de gran ayuda para prevenir problemas relacionados a la falta de nutrientes en nuestro organismo. 

¿Puede ser malo consumir vitaminas o minerales en exceso? 

El hecho de que los micronutrientes son indispensables para el correcto funcionamiento de nuestro organismo hace que muchas personas lleguen a pensar que el exceso de los mismos puede ser positivo, pensando “mejor que sobren a que falten”, pero lo cierto es que el exceso en el consumo de micronutrientes también puede llegar a ocasionar problemas de salud, tal y como explicaremos a continuación: 

  • Exceso de vitamina A: puede llegar a ocasionar mareos, dolores de cabeza, náuseas e incluso problemas en el hígado. 
  • Exceso de vitamina B6: ocasiona náuseas, sensibilidad al sol y acidez estomacal. 
  • Exceso de vitamina C: diarrea, hemocromatosis y cálculos renales. 
  • Exceso de vitamina D: debilidad muscular, exceso de calcio, cálculos renales y mareos. 
  • Exceso de vitamina E: sangrados, hipertensión arterial y diarrea. 
  • Exceso de hierro: problemas intestinales, oxidación, pérdida de cabello. 
  • Exceso de fósforo: fallos cardiovasculares, problemas renales y trastornos de absorción de calcio. 

Como puedes ver, un exceso en algunos micronutrientes puede llegar a ocasionar varios problemas de salud o síntomas que no nos permitan tener un buen estilo de vida. Es por eso que llega a ser muy importante suministrarle a nuestro cuerpo solo buenos niveles de estos nutrientes, asegurando su buen funcionamiento, pero evitando cualquier problema. 

Dosis diaria de micronutrientes recomendada para adultos 

Anteriormente mencionamos que el consumo excesivo de algunos micronutrientes podría llegar a ocasionar problema de salud, así que ahora te hablaremos sobre los máximo recomendados para que puedas evitar problemas ocasionados por un consumo excesivo. 

De todas las sustancias que mencionamos anteriormente, estos son los niveles de consumo máximos recomendados para adultos

  • Vitamina A: 3,000 mcg
  • Vitamina B: 100 mcg
  • Vitamina C: 2,000 mcg
  • Vitamina D: 100 mcg 
  • Vitamina E: 1,000 mcg
  • Calcio: 2,500 mg
  • Fósforo: 4,000 mcg
  • Hierro: 45 mg 

Estos son los niveles máximos de consumo diario recomendado para estos nutrientes, los cuales te recomendamos siempre tomar en cuenta, sobre todo si consumirás suplementos alimenticios que tengan altos niveles de estas vitaminas y minerales. 

La controversia de la nutrición ortomolecular 

Ahora ya sabes qué es la nutrición ortomolecular y qué importancia tiene, pero debes de tener en cuenta que este tipo de nutrición también ha levantado algunas controversias. 

Por ejemplo, la Asociación Española de Dietistas Nutricionistas ha calificado a la nutrición ortomolecular como peligrosa, clasificándola como “paracientífica y potencialmente peligrosa”. Para esto, se apoya en que el consumo de nutrientes no debe exceder las dosis recomendadas por el Institute of Medicine para evitar problemas. 

Por otra parte, la Sociedad Americana de Cáncer comenta que su eficiencia no está demostrada que se desconocen los efectos a largo plazo, así como la interacción que pueda tener con fármacos. 

Conclusión 

Más allá de cualquier controversia, la nutrición ortomolecular puede ser muy efectiva para mejorar la calidad de vida siempre y cuando se tengan en cuenta los límites mínimos y máximos recomendados de cada nutriente, siempre asegurándonos de darle a nuestro cuerpo lo que necesita, ni más ni menos. 

De esta forma podemos asegurar el correcto funcionamiento de nuestro organismo, lo que sin duda alguna tendrá un impacto directo en nuestra calidad de vida al sentirnos mejor y evitar posibles síntomas o enfermedades ocasionadas por un déficit. 

CONVIÉRTETE EN UN EXPERTO CON ESTE CURSO DE NUTRICION ORTOMOLECULAR