Saltar al contenido

Enfoques Filosóficos

noviembre 23, 2020
Enfoques Filosóficos
Comparte si te ha gustado ;)

Los enfoques que subyacen en la educación y cultura obedecen a un mismo patrón de dominación a lo lardo del desarrollo educativo de la humanidad. De dominación porque las sociedades se han organizado de tal manera que para competir entre ellas han establecido desde normas hasta teorías que han influido en la otras.

Cada cual tenía su propia idea del surgimiento de la lengua y de sus manifestaciones humanas hoy llamadas manifestaciones culturales. Había la necesidad de crear un sistema de multiplicación de la idea, pensamiento (ideología) y para ello había que recurrir a las fuentes del pensamiento.

Nuestros filósofos han ejercido influencia en el proceso de formación. Del cual hemos sido objeto gracias a las escuelas que crearon y los sistemas que nos legaron.

Albert Bandura.

Un psicólogo que tuvo un enorme impacto en las teorías de la personalidad. A partir de los conceptos de refuerzo como de los factores de la observación, concedió tanta importancia a los procesos internos (cognitivos), como a la interacción con los demás.

Es decir, la observación e imitación en los niños pequeños, siempre está presente. Tomando como modelo a los padres, educadores y grupos pares, para la visión de la realidad de la cual forma parte.

La importancia de autoevaluación del rol que se desempeñe delante de un niño (padres, maestros u otros), en este caso, de 3 a 4 años de edad, será el resultado de adecuados modelajes de comportamientos en cada uno de los espacios donde se debata el niño (escuela, hogar de demás espacios de socialización).

En consecuencia, el rol de los padres en el proceso de aprendizaje, resulta fundamental. No sólo, para el desarrollo de capacidades y habilidades que conlleven al logro de su formación en contenidos. Sino, que de manera conjunta, las estrategias empleadas por el docente o padre, sean unificadas en pro de un modelo “similar” de las en valores.

De acuerdo al planteamiento de Albert Bandura, el comportamiento no se desarrolla a través de lo que el niño aprende directamente por medio del acondicionamiento clásico u operante. Sino, también de lo que capta vicariamente, es decir, a través de la observación y las representaciones simbólicas de otras personas y situaciones.

De allí, precisamente que la conducta de parte de cada actor social involucrado con el proceso de crianza – aprendizaje de un niño, sea la más idónea. Tal representación gráfica, se hizo por medio de un experimento, a través de un muñeco el cual se denominó “bobo doll”. Donde, la conducta realizada por el adulto, fue determinó la conducta “idéntica” en el niño, logrando hacer la misma acción.

También te puede interesar Técnicas para potenciar la autoestima infantil.
Conoce ¿Qué son las constelaciones familiares?.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies